Ópera de Roma Tickets

Teatro dell'Opera di Roma


I (Palchi centrali plt 1-2 Ord avanti), € 162
II (Poltronissime di Platea), € 156
III (Poltrone di Platea), € 143
IV (Palchi Centrali plt 1-2 ord dietro), € 131
V (Palchi Laterali plt 1 Ord avanti), € 118



Rigoletto, Ópera de G. Verdi

Rigoletto, Ópera de G. Verdi

A lo largo de su carrera, Giuseppe Verdi creó cautivadores dramas musicales interpretados por convincentes personajes de carne y hueso. Pero con Rigoletto consiguió superar incluso su ya extremadamente alto nivel. Inspirándose en la obra Le Roi s’amuse (El rey se divierte) de Victor Hugo, cuyo protagonista era considerado por el compositor como digno de Shakespeare, Verdi inventó el personaje de Rigoletto: en el trabajo, es un bufón que no pierde ninguna ocasión de cubrir de desprecio a las víctimas del mujeriego Duque de Mantua, mientras en casa es un padre amoroso desesperado por proteger a su hermosa hija Gilda.

Feliz de consentir la actitud del Duque, el cual se regodea de la miseria de los demás, Rigoletto se ve engañado por otros miembros de la Corte para entregar a Gilda en bandeja a Mantua. Ahora que el comportamiento execrable del Duque tiene por objetivo a la única persona importante para Rigoletto, los pensamientos de asesinato afloran en la mente de este último, y Sparafucile, un asesino local, le hace comprender que está dispuesto a llevar a cabo dicha tarea. Rigoletto, sin embargo, no ha contado ni con la falta de escrúpulos de Sparafucile ni con el amor equivocado que siente Gilda por Mantua.

Estrenada en el Teatro La Fenice de Venecia el 11 de marzo de 1851, Rigoletto se convirtió en otro caso controvertido para Verdi. Pero se impuso, calmando a los censores, quienes temían que la ópera humillase a la aristocracia. Parece como si el compositor se sintiese obligado a arriesgar de tal manera su sustento a fin de crear una música sublime. Rigoletto es especial debido a la forma en la que sus melodías, a menudo alegres y ligeras, nos seducen, porque sabemos que esconden algo más oscuro. Así, la animada La donna è mobile de Mantua se vuelve inquietantemente siniestra en nuestra conciencia por la manera en que la lujuria de este hombre destruye la vida de los demás, mientras que la hermosa aria de Gilda Caro nome revela una inocencia que es casi dolorosa de escuchar porque sabemos que será traicionada por las verdaderas intenciones del Duque.

Pero la verdadera hazaña de Rigoletto, que el público de la Ópera de Roma espera con entusiasmo, es Bella figlia dell'amore, el cuarteto del tercer acto de esta prodigiosa obra, cantado por Gilda y su padre junto con el Duque de Mantua y Maddalena, la hermana de Sparafucile. Cada personaje aporta una perspectiva distinta a la música: Rigoletto, desesperado por mostrar a su hija la verdadera cara de Mantua; el Duque, cortejando, como de costumbre, a otra mujer; Maddalena, siendo una feliz cómplice; y Gilda, todavía mirando al Duque a través de unos cristales rosas.

Finalmente, no podía haber mejor recomendación para ver y escuchar Rigoletto que la del propio Victor Hugo. Si bien Verdi pudo estar agradecido hacia el escritor francés por haberle proporcionado la narración para la que es probablemente la mayor de sus tragedias, Hugo quedó convencido de que Rigoletto había superado su fuente; el autor reconoció que Verdi, a través de la ópera, había dado al drama un poder que nunca podría habérsele otorgado a través de la palabra hablada del teatro.




image Silvia Lelli / Teatro dell'Opera di Roma