Ópera de Roma Tickets




    Madama Butterfly, Ópera de G. Puccini

    Madama Butterfly, Ópera de G. Puccini

    Si echamos un vistazo a la portada de casi cualquier programa de Madama Butterfly, seguramente pensaremos que la sexta ópera de Giacomo Puccini es una curiosidad de principios del siglo XX, una visión estilizada sobre Japón, creada para los ojos europeos. Sin embargo hoy en día, cuando pocos elementos de la ópera nos resultan curiosos o extraños, el sonido de Madama Butterfly, una notable fusión musical de Oriente y Occidente, todavía tiene el poder de cautivar nuestra imaginación.

    El verismo y el exotismo eran, en muchos sentidos, una mezcla extraña. ¿Pero cómo podría algo desconocido parecer real? Puccini tuvo la suerte de tener cerca de él a gente tan entusiasmada por dar vida a Madama Butterfly como él. No sólo tenía que agradecer a la esposa del Embajador de Japón en Italia, quien, con ayuda de su marido, cantó y le proporcionó partituras de canciones populares de su país, sino también a uno de sus libretistas, Luigi Illica, quien emprendió el largo viaje hacia Japón para llevar a cabo su propio estudio sobre las islas.

    Madama Butterfly es una historia de tragedia y desengaño amoroso. Su heroína, Cio-Cio-San, es una joven geisha que se enamora de Pinkerton, un teniente de marina americano. Para casarse con él, renuncia a su fe y deshonra a su familia. Cuando Pinkerton debe regresar al terminar su periodo de servicio en Japón, ella guarda la esperanza de que un día su amado volverá con ella y con el hijo que han tenido. Tres años después, en efecto, Pinkerton vuelve, pero con una nueva esposa y solamente con el fin de reclamar a su hijo.

    El aria de Cio-Cio-San, Un bel dì, vedremo, es quizá el extracto musical más conocido de Madama Butterfly, pero es el largo dueto de amor del final del primer acto el que es probablemente el más sorprendente de esta ópera. Cuando tanto la orquesta como los cantantes repiten el cromatismo de Ancora un passo, el público es transportado a otro lugar, uno que no pertenece a nuestra realidad común pero que, sin embargo, toma el control total de nuestras emociones.

    Estrenada el 17 de febrero de 1904 en el Teatro alla Scala de Milán y siendo todavía en la actualidad una de las obras del repertorio operístico interpretadas con más regularidad, Madama Butterfly es representada en el extraordinario escenario de las Termas de Caracalla (Terme di Caracalla) en el marco del programa estival del Teatro dell’Opera di Roma; una experiencia digna de esta ópera.